La lluvia vuelve a hacer que el Río Nacimiento se desborde en la desembocadura.

La lluvia vuelve a hacer que la desembocadura del Río Nacimiento se vuelva a desbordar, saltando el agua por encima de la carretera, por la playa de la Glea y llegando al mar

0
Obra nueva y reformas

Las lluvias registradas ayer a primera hora de la mañana hicieron que el Río Nacimiento volviera a llevar tanta agua que rompió la playa en el intento de las aguas de llegar al mar.

Este año ha llovido tanto que el nivel freático está muy alto por lo que el Río Nacimiento ha mantenido durante todo el año un caudal permanente en la desembocadura, no en aguas arriba ya que los pozos existentes hacen que en esta zona el nivel freático esté más bajo.

(Pincha para ver un vídeo que nos manda una amiga de Campoamor.com)

Ayer registramos a primera hora de la mañana una lluvia muy corta de duración, de menos de una hora, pero muy intensa en cantidad de agua caída y aparato eléctrico. Este hecho y la amplia cuenca del Río Nacimiento, hicieron que se ampliara de una forma muy importante el caudal del mismo saltando las aguas por encima de la antigua carretera y llegando con fuerza al mar.

Varios deportistas de surf y kayak fueron sorprendidos por la tormenta de esas primeras horas de la mañana y han contado para Campoamor.com que vieron como se desbordaba de agua el Río Nacimiento volviendo a llenar el mar de los sedimentos que arrastraban estas aguas torrenciales

Hemos hablado en muchas ocasiones anteriores de que la Playa de la Glea en verdad es la desembocadura de un río que realiza una función natural que es la recogida y evacuación de las aguas de una pequeña cuenca hidrográfica (pequeña relativamente ya que llega más arriba de San Miguel de Salinas), sin este río tendríamos más problemas de inundaciones pero sin embargo cuando se desborda suele romper la playa de la Glea que como hemos dicho es su desembocadura natural.

Por la tarde en horario de deportes salimos a conocer como se encontraba el río y seguía manteniendo el curso de agua permanente aunque ya más tranquilo.

Nos vemos en Campoamor.

Todavía recordamos las fotografías de la gota fría de este otoño en Campoamor

MBA executive