25.5 C
Campoamor
viernes 19 julio 2024

El abejaruco. Un arcoíris volador que llega a Campoamor

InicioMedioambienteEl abejaruco. Un arcoíris volador que llega a Campoamor

Fecha:

Noticias relacionadas

spot_imgspot_img

A pesar de la pandemia, en unos días llegará, procedente del África tropical, una de las aves más colorida y vistosa que se pueden observar en nuestro entorno. El abejaruco (Merops apiaster) puebla casi todo el territorio de la Península durante los meses de abril hasta agosto, dedicándose a la cría de sus polluelos. Con un tamaño parecido al de un mirlo, es un ave inconfundible por su llamativa combinación de colores y, sobre todo, por su canto, un pi-pi-pi-prruut que emite de forma incesante durante sus desplazamientos del nido al dormidero, momento en el que son fáciles de distinguir, a primera hora de la mañana y a última de la tarde, en el cielo de Campoamor. Se desplazan diariamente de las zonas agrícolas, donde hacen los nidos, hasta los dormideros, para lo que utilizan árboles de buen tamaño.

Abejaruco en Campoamor (fotografía de JLV)

Los nidos, excavados en la tierra en taludes que se crean en las transformaciones agrícolas o en algunos barrancos donde predomina la consistencia arenosa, suelen tener una profundidad de 80 o 100 centímetros, una entrada de unos 10 centímetros de diámetro y una galería final donde ponen los huevos. Cuando se les observa, pasadas unas semanas desde su llegada, se aprecia el desgaste del pico provocado por las excavaciones, en las que colabora tanto la hembra como el macho.

Que bonitos son los abejarucos

Su alimentación es principalmente de abejas, pero también caza al vuelo avispas, moscardones y libélulas. Durante la época de celo, es muy curioso observar como el macho ofrece las capturas a la hembra en los posaderos cercanos al nido.

En el entorno de Campoamor son muy frecuentes y si disponemos de unos prismáticos podremos disfrutar de sus piruetas y su colorido. Ver sus nidos es más complicado, porque los hacen en zonas con acceso restringido, son fincas privadas.

Un verdadero arcoíris en Campoamor

Siempre es una alegría volver a oírlos por estas fechas, es una señal más de que se acerca la época estival. Aunque no es una especie en peligro de extinción, sufren las molestias ocasionadas por la expansión urbanística y el turismo, así como los insecticidas y el acoso directo de los apicultores.

Este es un artículo escrito por José Luis Villasescusa. Las fotografías son suyas, por cierto son preciosas.

Muchas gracias por este artículo de colaboración.

En primavera llegan los abejarucos a Campoamor
Los abejarucos son fáciles de distinguir, a primera hora de la mañana y a última de la tarde, en el cielo de Campoamor

Nos vemos en Campoamor

Últimas noticias