Conoce nuestra experiencia Cervantes 77

0
Obra nueva y reformas

Una de las novedades este año en Campoamor se llama Cervantes 77. Como resulta que en Campoamor.com tenemos la obligación de informar de las novedades y nos faltaba esta experiencia para añadir a nuestra ruta gastronómica, quedamos un grupo de siete amigos para hacer una cena en este nuevo local de pintxos vascos.

Nos ha llamado la atención como han dejado el antiguo Montana, lo ha abierto al público tirando la fachada, dentro han reformado la barra y han dado espacio al local, fuera han puesto una vela para dar sombra durante el día, la verdad es que se les ha quedado muy bien esta reforma.

Anteriormente ya le hicimos un artículo a los amigos de Cervantes 77 y hablamos con Julen, su cocinero, y nos decía que no tienen carta, que él mismo va al mercado y elige los pintxos de la noche en función de lo que le más le atrae a la hora de hacer la compra. Es una novedad que llama la atención ya que estamos acostumbrados a pedir una carta para ver que tienen esa noche y saber precios. En Cervantes 77 el camarero lee el menú que ha preparado Julen esa noche y espera el pedido.

Nosotros no teníamos problema, íbamos a lo que íbamos, a probar el nuevo local, esa noche tenían seis pintxos pues le pedimos que nos pusieran los seis pintxos y así hacíamos un pleno completo.

Y la verdad es que acertamos, en Cervantes 77 se nota que tienen un gran cocinero que nos sorprendió por la calidad de todos los pintxos que esa noche nos dedicaron.  Tuvimos diversión discutiendo sobre cual de todos los pintxos era el mejor, para unos el mejor el de queso manchego con anchoa y boquerón, para otros el mejor el de tomate y bacalao, otros el de queso camembert con manzana y mermelada … lo cierto es que todos estuvieron fantásticos.

En cuanto al servicio se les nota un poco novatos pero si voluntariosos, cualquier detalle que pedíamos enseguida buscaban para que estuviéramos a gusto. Un detalle que nos sorprendió es que pedimos dos botellas de vino y nos la trajeron abiertas, parece ser que es norma de la casa que choca un poco con nuestra costumbre que es ver como nos la descorchan pero nos dicen que estamos ante un local finger foods, de comida desenfadada, donde ni siquiera necesitas cubiertos, todo lo puedes comer con las manos.

La noche se había alargado y la gente empezaba a venir a tomar copas en su terraza y aprovechamos para la primera de la velada. En Cervantes 77 sabían que nos gusta un gintonic de una ginebra especial pues resulta que nos lo habían comprado, como hemos dicho se les nota con ganas a estos chicos, este detalle mereció nuestro aplauso.

El precio de la noche, todo incluido, cena, vino, cervezas y la copa del final por 18 euros/persona lo que consideramos una buena relación calidad – precio.

Os dejamos con las fotografías de la experiencia de Cervantes 77

cervantes2

cervantes3

cervantes4

cervantes6

cervantes20

Julen, el cocinero, sale para saludarnos con un plato de un pintxos morunos muy especiales

Julen, el cocinero, sale para saludarnos con un plato de un pintxos morunos muy especiales

Gintonic para acabar la velada

Gintonic para acabar la velada

Nos vemos en Campoamor

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales, en twitter @dehesacampoamor y en Facebook puedes buscarnos por campoamorpuntocom

 

MBA executive